Saltar al contenido

Vargas Llosa, el deicida irresponsable