Saltar al contenido

«Plata sucia y oposición atomizada dejó las elecciones presidenciales»